domingo, 5 de septiembre de 2010

Inversión y desarrollo en América Latina.

Economía y negocios.

Telecomunicaciones.

Las infraestructuras y su utilización eficiente desempeñan un papel fundamental en el desarrollo económico. Este hecho se ha convertido en un tema consensual entre los economistas. El caso del sector de las telecomunicaciones es particularmente llamativo.

Los procesos de liberalización y apertura del mercado se iniciaron en Chile, en 1986, y luego se expandieron hacia otros países de la región, Argentina (1990) y México (1990).

En la década de 1990, América Latina abrió a la inversión privada gran parte de los servicios de telecomunicaciones y con ello los operadores extranjeros entraron en este mercado de manera masiva. Como consecuencia del ajuste fiscal y estructural posterior a la década de 1980 y la crisis de la deuda, la inversión pública en la región se contrajo drásticamente, particularmente en infraestructura.

Ésta se derrumbó desde niveles del 3 por ciento del PIB a finales de la década de 1980 a 1.5 por ciento una década después. Las privatizaciones y las entradas de capitales extranjeros han venido a compensar en parte esta caída.

Así, América Latina se convirtió en una de las regiones del mundo con mayor participación del sector privado en proyectos de infraestructura.

En el sector de las telecomunicaciones esta tendencia fue particularmente llamativa. Las inversiones en infraestructuras por los operadores privados aumentaron significativamente, alcanzando 220 mil millones de dólares entre 1990 y 2003 en los países en desarrollo.

En la década de 1990 más de 350 operadores privados empezaron a proveer servicios de telefonía celular en más de 100 países en el mundo. Entre 1990 y 2005 fueron en total 122 de los 154 países en desarrollo los que emprendieron procesos de liberalización y apertura del sector de las telecomunicaciones a la competencia.

América Latina es una de las regiones que más se ha beneficiado de este impulso. De todas las regiones en vías de desarrollo, es la que ha recibido mayores inversiones privadas en telecomunicaciones (10.8 por ciento del PIB regional).

Este impulso ha sido positivo para la región. Las telecomunicaciones y las TIC en general contribuyen triplemente al desarrollo, como motor de progreso económico, social y tecnológico.

Amplios trabajos comparativos, con muestras de 100 países, mostraron así que la densidad telefónica aumentó de manera significativa en la década de 1990. La difusión tecnológica no sólo se limitó a la telefonía. Las TIC (Tecnologías de Información y Comunicación) experimentaron un proceso de auge singular.

El acceso a Internet, por ejemplo, es hoy mayor en América que en cualquier otra región en desarrollo, excepto los países en transición de Europa y Asia Central.

La contribución de las TIC al desarrollo económico y a la reducción de la pobreza ha sido importante, como resaltan diferentes estudios. Un trabajo empírico realizado a partir de una muestra de 56 países en desarrollo muestra que las empresas que utilizan las TIC crecen más, invierten más y son más productivas y rentables que las que carecen de TIC. El sector de las telecomunicaciones y las TIC contribuye a la reducción de la pobreza, aumentan la competitividad y productividad en general.

Por: Hjalmar Ruiz Tückler.

Consultor.

Consultas: hjalmar@rcr.telecom.com.ni

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Flag Counter

free counters

Amung Map

Amung Counter

World Clock

Time World

 
 

Labels