sábado, 18 de septiembre de 2010

Redes WiFi y Alianzas.

Economía y negocios.

Tele comunicaciones.

Las redes inalámbricas Wifi pueden usarse tanto desde una óptica privada como para la provisión de acceso público.

La aplicación más popular es la de los modem inalámbricos, que permiten a los usuarios acceder a su conexión fácilmente desde cualquier punto de su oficina o de su hogar.

Para una empresa, un punto de acceso inalámbrico ofrece al personal itinerante (visitantes, etc.) una manera fácil de conectar sus ordenadores portátiles a la red corporativa o Internet.

El éxito de estas aplicaciones permitió la aparición de soluciones de acceso público. En este marco se sitúa la provisión de acceso a Internet en lugares públicos de gran concurrencia (aeropuertos, hoteles, etc.) que permiten a los clientes acceder a Internet.

Algunas entidades académicas y centros de negocios han desplegado “zonas WIFI” que permiten la conexión a Internet. Esto puede dar origen en el futuro cercano a servicios basados en aplicaciones de carácter nómada, sin continuidad geográfica, que incluso pueden ser implementados en esquemas de alianzas Público-Privadas.

Cubrir zonas más amplias representa un reto mucho mayor. En efecto, para extender la cobertura más allá del alcance de un hotspot es necesario desplegar un número elevado de puntos de acceso y que dispongan de conexión a una red troncal (backhaul), mediante la cual se interconecten y accedan a redes de ámbito mayor.

La disparidad de arquitecturas basadas en redes Wifi, desde un simple punto de acceso con conectividad a Internet, hasta una red que ofrece una conexión en toda una ciudad, previa autenticación y con unas limitaciones de ancho de banda y horarias, hace que difieran en gran medida la tipología de equipamientos necesarios para prestar el servicio, las funcionalidades que se pueden soportar y los costos.

La capacidad disponible en las redes Wifi es suficiente para ofrecer servicios que tienen pocas exigencias respecto a calidad de conexión. Estarían incluidos en esta categoría: La navegación por Internet, el correo electrónico, las aplicaciones de chat y mensajería instantánea, la descarga de ficheros por Internet, ya sea mediante FTP o mediante aplicaciones P2P; y las aplicaciones de recogida de datos (lectura de parquímetros y contadores, etc.).

En cuanto a aplicaciones más exigentes (vídeo streaming, voz sobre IP, etc.), los estándares actuales Wifi no garantizan, a nivel de acceso, calidad de servicio (QoS), lo que impide garantizar a ese nivel unas características de conexión a cada usuario (ancho de banda, retraso, jitter, pérdida de paquetes).

En consecuencia, los usuarios pueden sufrir pérdida de calidad, interrupciones intermitentes o desconexiones dependiendo del estado de congestión de la red, aún estando en un entorno sin interferencias radioeléctricas.

Éste es un hecho diferenciador respecto a otras tecnologías de acceso de banda ancha existentes en el mercado (por ejemplo xDSL, FTTH), las cuales permiten garantizar, a nivel de acceso, un nivel de calidad de servicio tal que posibilita, por ejemplo, que algunos operadores en el área centroamericana ofrezcan el servicio telefónico disponible al público, con una calidad análoga a la ofrecida mediante medios conmutados.

Por: Hjalmar A. Ruiz T.

Consultor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Flag Counter

free counters

Amung Map

Amung Counter

World Clock

Time World

 
 

Labels