martes, 9 de agosto de 2011

Instituciones Reguladoras.

Negocios y economía.
Telecomunicaciones.
Instituciones Reguladoras.
05-03-2011.
Hoy día se plantea que la regulación es un conjunto de prácticas y reglamentaciones mediante las cuales el Estado modifica u orienta la conducta y/o la estructura de una industria o servicio público con el objeto de minimizar los costos de transacción asociados a factores institucionales y de perfeccionar la eficiencia y la equidad de los mercados de acuerdo con el interés social.

Hasta hace muy poco en muchos países un solo ministerio u otra unidad administrativa pública era el regulador de las telecomunicaciones y no se concebía la necesidad de establecer un organismo regulador independiente.

Los mismos funcionarios públicos participaban con frecuencia en la adopción de decisiones políticas, la aplicación de la normativa reglamentaria y la explotación de los servicios de telecomunicaciones y muy particularmente el servicio telefónico.

La privatización y la liberalización del mercado han llevado a reorganizar las entidades públicas que participan en el sector de las telecomunicaciones. Con el desarrollo del sector, modernamente se ha implantado el esquema conformado por una instancia creadora de políticas públicas sectoriales y otra asociada estrictamente a la reglamentación sectorial.

Este modelo institucional es el más frecuentemente utilizado en los países desarrollados y con mercados abiertos a la competencia. Este esquema facilita el cumplimiento del Documento de Referencia de Reglamentación de la Organización Mundial de Comercio (OMC), puesto que remite a un regulador independiente del operador de telecomunicaciones el resolver controversias de forma profesional e independiente. La estructura precitada tiene las siguientes características:

Los funcionarios públicos pueden pronunciarse sobre políticas de interés nacional, sin los conflictos de intereses que podría generar su condición de propietarios, administradores o empleados de los operadores de telecomunicaciones. En particular, el modelo institucional antes mencionado hace que los gobiernos estén más dispuestos a abrir considerablemente a la competencia los mercados de las telecomunicaciones, además de dirigir las actividades del operador principal.

Las instituciones de reglamentación independientes pueden aplicar normativa reglamentaria de manera objetiva e imparcial. Esta independencia de los operadores de telecomunicaciones amplía la capacidad que tienen los reguladores de actuar con imparcialidad con respecto a todos los participantes en el mercado, por ejemplo, en asuntos de política de competencia e interconexión.

La confianza del mercado en la imparcialidad de las decisiones reglamentarias aumenta por lo general con el grado de independencia de los reguladores, tanto con respecto a los operadores como a los gobiernos. Esta confianza en el mercado fomenta en medida creciente la inversión extranjera y nacional tanto de los operadores principales como de los nuevos competidores en el sector.

Los operadores privados pueden tomar decisiones económicas racionales en cuanto a la prestación de los servicios de telecomunicación, sin preocuparse de las contradicciones que trae consigo la propiedad pública. Era habitual que algunos operadores estatales de servicios de telecomunicaciones mantuviesen planillas muy numerosas por motivos políticos y otras razones no económicas. Ello se traducía en ineficiencia y costos adicionales para los consumidores.
Por: Ing. Hjalmar A. Ruiz Tuckler.
Consultor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Flag Counter

free counters

Amung Map

Amung Counter

World Clock

Time World

 
 

Labels